Ocioland 2

(*) zoom + /click en imágenes :

La intención del proyecto es potenciar las características inherentes al lugar y favorecer el desarrollo de actividades de esparcimiento, concibiendo la intervención como un “dispositivo” 1 costero, un posibilitador de eventos complementario al paisaje singular de la rambla montevideana.

La propuesta es parte de un proceso paulatino de indagación en la generación de geometrías espaciales, que permitan proyectar espacios relacionales en terrenos de gran apertura visual y expansión, a fin de intentar densificar el suelo destinado al ocio. El abordaje del tema es una evolución de reflexiones proyectuales, que se inicia con el estudio del barrio de Punta Carretas, aplicando entre otros procedimientos, la “deriva situacionista”2 y  la “psicogeografía”2.

Los medios digitales disponibles, han supuesto en el tiempo un avance facilitador del diseño espacial mediante maquetas virtuales, que permiten integrar la variable de la iluminación artificial y natural para tomar decisiones respecto a lo concreto. La materialidad de la arquitectura resultante reperfila entonces el horizonte.

Nuevos relieves componen ésta “topografía operativa”3 ligada al estudio de flujos que intenta dar una respuesta integral al paisaje. En ésta línea, se diseña la cubierta verde de leves pendientes que dan accesibilidad de desplazamiento por todo el conjunto. Las barandas son al mismo tiempo barreras que desvían los vientos. El sistema de estructura utilizado es la “sección activa”4 en hormigón armado, que transmite las cargas mediante pórticos de losas triangulares, que harán a la vez de soporte y cerramiento variable.

El punto de partida de la intervención ubica el escenario principal de doble frente (interior – exterior), con el cielo como fondo, dando un elemento distintivo a la sala. Bajo los pliegues, la extensa galería cavernosa se articula con recintos básicos, que alojan los servicios y permiten configurar con paneles móviles, ámbitos  de uso diverso. Es de prever que las actividades a desarrollarse puedan re configurar ciertos límites del edificio, de manera transitoria tanto como permanente. Sea que se organicen fiestas, recitales, exposiciones varias, ferias, cine al aire libre, tablados, congresos, etc.

Es vital tomar en cuenta “el ingrediente primordial de cualquier espacio público: la gente”5, que aportará la dimensión subjetiva al programa y dará o no, “el  juicio más favorable: la aceptación ciudadana en el uso”5. El desafío está en encontrar formas de apropiación que al tiempo permitan equipar la costa como refugio y jardín, combinando la iniciativa privada que permita dar realidad a las iniciativas culturales y recreativas.

1 DELEUZE, Gilles, “¿Qué es un dispositivo?” en Michel Foucault filósofo (Gedisa, Barcelona, 1990)

2 ANDREOTTI, Libero, COSTA, Xavier, et al. “Situacionistas, arte, política, urbanismo” (MACBA/Actar, Barcelona, 1996)

3 GAUSA, Manuel: Diccionario Metápolis Arquitectura Avanzada. (Actar, Barcelona, 2001)

4 ENGEL, Heino, “Sistemas estructurales”(Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 2001)

5 SOMMARUGA, Rosana SPÓSITO, Ernesto, “El espacio público urbano: revitalización y codificación” en “¿Qué historia? validez presente de las arquitecturas pasadas” (CEDA, Uruguay, 1993)

———

(* ) Texto e imágenes publicadas en la REVISTA Nº10 de Facultad de Arquitectura de la República. UDELAR. 08/2012

OCIOLAND, centro de ocio, Punta Carretas.

Autor: Alejandra Symonds Neme, arquitecta.

Palabras clave: Topografía operativa, dispositivo costero, espacio relacional, paisaje, ocio.

Carrera: Arquitectura / Taller Scheps / Proyecto Final de Carrera 2007 / Tipo: Enseñanza

http://www.revista.edu.uy/10/trabajos-academicos/ocioland-centro-de-ocio-punta-carretas/

(*) link a maquetas:

https://arqsymonds.wordpress.com/2009/11/13/ocioland/

Anuncios